La Gestión de Recursos Humanos, ¡Qué tarea tan difícil!

Desde siempre, gestionar los Recursos Humanos ha sido, y sigue siendo, una de las tareas más difíciles que debemos enfrentar. La mayor dificultad está dada por la propia naturaleza de la gente; no hay una persona igual a la otra, ni su comportamiento y reacción es siempre la misma ante una situación similar.

Sin embargo, no es menos cierto que en los últimos tiempos, muchas organizaciones, por genuino convencimiento o por imperio de la necesidad de ser más fuertes para enfrentar un medio altamente competitivo y globalizado, han iniciado procesos que implican la revalorización de las personas como una de las importantes claves del mejoramiento de los procesos y el éxito empresario.

En tal sentido, se han realizado fuertes acciones de entrenamiento, motivación y desarrollo del personal con la finalidad de tener equipos de trabajo capacitados, con actitudes positivas y totalmente integrados a los propósitos estratégicos de la Empresa; igualmente se modifica la organización tradicional del trabajo y se animan a implementar prácticas de gestión y conducción en busca de una cultura diferente, en la que cada empleado siente que aporta e importa.

Este proceso implica, sin duda alguna, el fuerte desafío de romper las ataduras con los paradigmas del pasado, de establecer visiones de un futuro diferente y de asumir un compromiso consistente y sostenido en el tiempo con un modelo para la gestión de los Recursos Humanos en la Empresa.

Una natural amenaza que tienen estos procesos de transformación es la resistencia al cambio. Sin embargo, la mayor amenaza proviene de la situación general del momento actual que no genera un medio ambiente de confianza y credibilidad propicio para el cambio.

¿Cómo sostener la motivación de los empleados mientras se implementan suspensiones y reducciones de personal?

¿Cómo alentar los aportes a la mejora continua si todavía es necesario ajustar los costos laborales?

¿Cómo explicar la incoherencia de reducir o no hacer capacitación, mientras que se manifiesta que la capacitación es una de las ventajas competitivas que se pueden tener?

Encontrar respuesta convincente a estas preguntas, vencer las tentaciones de volver a las prácticas del pasado, y mantener una línea de pensamiento y actuación; marcan la dificultad de gestionar a las personas en la Empresa.

No obstante, a este escenario preocupante lo podemos mirar de una forma distinta y afirmar que estamos ante una gran oportunidad para acelerar y profundizar el cambio; y para gestionar a los Recursos Humanos con prácticas todavía más atrevidas y desafiantes.

Por Enrique Pedemonte

Etiquetas: Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.