¿Es posible motivar a otras personas?

A pesar que el tema motivación debe ser uno de los tópicos más tratados y debatidos, hoy se sigue discutiendo arduamente sobre si se puede o no se puede motivar a los demás; cuáles son los factores más importantes de motivación; y también, si hay una relación directa entre la satisfacción de la gente en el trabajo y su rendimiento en cuanto a productividad.

También es posible advertir distintas posiciones sobre estos puntos, por eso nos pareció interesante aportar nuestro punto de vista al respecto.

En ese ambiente de confusión, aparecen como muy fuertes las siguientes afirmaciones:

“La responsabilidad por la Motivación de los Colaboradores en una Empresa es una responsabilidad de la Gerencia”

Los Gerentes no pueden motivar, ni tampoco los padres, ni los religiosos ni los entrenadores o directores técnicos de Basket.

La motivación es estrictamente un estado interno de cada persona. No se puede motivar a una persona hasta que ella misma decida motivarse y hasta que esté dispuesta a hacer un esfuerzo. No se puede motivar a un empleado hasta que no se active una necesidad (no la necesidad del Gerente, sino la necesidad del Empleado). Esta necesidad causa cierto comportamiento del empleado.

De todo lo anterior, uno podría concluir en “para que sirven los Gerentes si no tienen ningún papel en la motivación”. Pues, ¡los Gerentes pueden hacer cosas para conseguir que los empleados se motiven a sí mismos!

La clave para la Gerencia está en conocer a los empleados y sus necesidades. Entonces, a partir de ese conocimiento, deberían crear un clima que permitiera a los empleados satisfacer sus necesidades. Los Gerentes no son motivadores, pero pueden inspirar y estimular a los empleados para que se motiven así mismos. Pero, por otro lado, la Gerencia puede Desmotivar a la Gente, ya que la influencia que las personas ejercemos unas sobre otras es muy grande y, por lo tanto, es muy fácil destruir un buen clima de trabajo.

En conclusión:

  • La gerencia No puede motivar a las personas.
  • La Gerencia Si puede generar y crear condiciones para que las personas desarrollen motivación.
  • La Gerencia SI puede desmotivar a las personas.

La Motivación es un tema realmente muy complejo:

  • Por un lado es un problema de todas las personas. Todos tenemos fluctuaciones en nuestra motivación.
  • Es un problema de todos los días. Nadie puede sostener que su actitud para el trabajo es la misma todos los días y, ni siquiera, que es la misma durante todo un día. No es lo mismo un viernes que un lunes.
  • Es un problema que está en todas partes pero que no es igual en todas partes. Basta caminar por las distintas oficinas de una misma Empresa o pasar de una Empresa a la otra para dar crédito a esta afirmación. No hay dos lugares en donde el mapa motivacional sea el mismo.
  • Cada uno de nosotros tiene distinta predisposición para la motivación. Este punto es fácil de comprobar, sólo basta ver como reaccionan los integrantes de un grupo ante una misma comunicación.
  • Es un problema que no se resuelve por decreto.
  • Es un problema que obedece a muchas causas diferentes que no están bajo el ámbito de control de la Gerencia.

Otro mito dice que «el dinero no puede motivar»

Aunque el dinero no sea considerado como lo más importante por lo empleados, a menudo pasa a ser un aspecto excluyente si es que no está bien administrado.

Sin embargo, para que el dinero motive, debe ser relacionado con el rendimiento laboral. En algunos casos, como el de las ventas, es más o menos fácil medirlo. En otros casos es mucho más complicado.

No obstante es preferible tener un patrón de medida imperfecto a no tener ningún patrón. La Gestión del Desempeño de los colaboradores es una herramienta que los Líderes tienen a su disposición. Únicamente necesitan estar convencidos de su valor y ser perseverantes en su aplicación.

El dinero es un símbolo. Puede representar desde seguridad hasta prestigio. En consecuencia su influencia sobre la motivación es bastante diversa, pero con seguridad, el dinero satisface necesidades y genera motivación en mucha gente.

Enrique Pedemonte

Etiquetas: Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.